Marie Poussepin y su intuición primera

TRAS LAS HUELLAS DE MARIE POUSSEPIN

 

Familia, nacimiento y juventud

Marie Poussepin nació en Dourdan, población del sudoeste de Francia.  Fueron sus padres Claude Poussepin y Julianne Fourrier.  Fue bautizada con el nombre de Marie el 14 de octubre de 1653, el mismo día de su nacimiento.

Marie Poussepin pasó sus veintidós primeros años con sus padres, compartiendo su trabajo, las tareas domésticas y su vida cristiana.  Fue asociada a la Cofradía de la Caridad, establecida en Dourdan en 1663 para la asistencia corporal y espiritual de los enfermos pobres.

Abnegación familiar y actividad industrial

A la muerte de su madre, Marie debió encargarse del hogar de su padre y la educación de su hermano Claude.  Pero esta responsabilidad se complicó por el hecho de las deudas financieras contraídas por su padre.

A la muerte de su padre, restaba a Marie terminar de restablecer el comercio familiar y darle a su hermano Claude, de mala salud, una situación próspera.  Para lograr esto Marie  Poussepin tomó la iniciativa de transformar la industria tradicional de su ciudad, por la introducción de máquinas de tejer medias, recientemente importadas de Inglaterra y aún inusitadas en Dourdan.

Con audacia hizo venir instructores para enseñar y compró cuatro telares para tejer.  Luego agregó la fabricación de las medias de lana.  El taller artesanal de sus padres se convirtió en una manufactura conforme a la política industrial del ministro Colbert.  Marie posicionó a Dourdan como la segunda ciudad, después de París, en la lista de importancia y le reconoció su progresó económico.

Actividad Caritativa y entrada en la Tercera Orden

Mucho antes de 1691, año en que dejó toda actividad comercial y se retiró a una pieza de la casa familiar, Marie se entregaba ya notablemente al cuidado corporal y espiritual de los enfermos pobres en la Cofradía de la Caridad.

En 1692 fue recibida en la Fraternidad de la Orden Tercera Dominicana, allí encontró ella un nuevo alimento para su vida espiritual y caritativa.

Fundación y comienzos de la Comunidad de Sainville

Sainville, aldea de la Beuce, situada a 17 kilómetros de Dourdan.  Aldea únicamente agrícola, presentaba un aspecto típico de la degradación económica y de la miseria de los campos bajo el reinado de Luis XIV.

La Inspiración:   Marie Poussepin ha visto siempre en su fundación “un establecimiento que es obra de la sola Providencia” “una obra de Dios que se ha servido de una tan débil creatura”.  Nada existía en Sainville para cuidar a los enfermos y preservar a las niñas huérfanas “de los peligros a los que la pobreza hubiera podido exponerlas”  Además la población que tenía niñas y se dice en el Prefacio de los Reglamentos que “la ignorancia allí era grande, por no decir más”.

Marie Poussepin, cuya vida en Dourdan era totalmente entregada a las obras de Caridad, había descubierto en Sainville una miseria que reclamaba más abnegación aún, y con la gracia de Dios, comprendió que ella debía responder allí.

La Fundación: Marie Poussepin dejó pues su familia y su ventajosa situación en Dourdan, a los 42 años en 1696 para compartir y socorrer la miseria de los campesinos de Sainville.  Ella dedicó a esta fundación toda su fortuna personal, sin reservarse nada y perseveró en su obra 48 años, hasta su muerte.

Ella pretende no solamente hacer una asociación de personas caritativas, sino fundar una comunidad en el sentido estricto, de duración perpetua: “una comunidad de la Tercera Orden de Santo Domingo para utilidad de la parroquia, para instruir a la juventud y cuidar a los pobres enfermos”.